«Ya vienen los Reyes Magos, ya vienen los Reyes Magos caminito de Belén…».

Hoy es noche de Reyes y mañana, por tanto, el día de la Epifanía: el 5 de enero al anochecer, las cabalgatas inundan las ciudades y los pueblos de toda España para llevar a los niños la ilusión de Sus Majestades. También se toma el tradicional roscón de Reyes con chocolate caliente (aunque hay división de opiniones entre quien lo cena tras el desfile y quien lo desayuna a la mañana siguiente) y muchas familias ponen sus mejores zapatos bien limpios debajo del árbol para que los Reyes Magos de Oriente les traigan los tan deseados regalos. Además, los niños suelen preparar agua para que los camellos puedan reponerse y alguna copita de licor y unos dulces para los Reyes, ¡que repartir todos los regalos en una sola noche no es una tarea sencilla! Por la mañana, si hemos sido buenos, SS. MM. nos habrán dejado bajo el árbol lo que pedimos en nuestra carta (y, con suerte, un poco de carbón dulce también, que está DELICIOSO).

El origen

Seguramente ya sabrás que esta tradición encuentra su inspiración en la Biblia y que hace referencia al pasaje en que tres hombres ataviados con curiosos ropajes acudieron a Belén para llevar regalos y adorar al llamado «Rey de los Judíos». Sus edades y etnias eran distintas y se cree que también provenían de diferentes regiones, que representaban los continentes conocidos de la época. Es probable que también sepas que se les llama «magos» porque así se denominaba en aquel entonces a los astrólogos y los adivinos. Y, por supuesto, sabrás que sus presentes para el Niño Jesús fueron oro, incienso y mirra.

Lo que quizá no sepas es el origen de las cabalgatas: aunque no se conozca el inicio exacto, existen pruebas documentales de una cabalgata celebrada en 1866 en Alcoy (Alicante). No obstante, la primera cabalgata oficial a nivel nacional data de unos años más tarde, de 1885, para más señas. Hay quien defiende que en Barcelona o en Granada se habían celebrado cabalgatas con anterioridad, aunque de momento la hipótesis alicantina sigue siendo la oficial. Este primer desfile de Alcoy fue organizado por un grupo de jóvenes para conseguir comida para los niños y los trabajadores más desfavorecidos de la localidad: aunque de tradición cristiana, su origen fue secular y se la ha dotado de un carácter más popular que religioso. De hecho, años después la cabalgata de Alcoy se unió a la fiesta de los Moros y Cristianos haciendo que las comparsas precedieran a las carrozas de Sus Majestades de Oriente.

Los imprescindibles

¿Qué no puede faltar en una cabalgata? Aunque en los últimos años se han ido incorporando personajes de series infantiles y parece que casi todo tiene cabida en el desfile, lo cierto es que hay elementos esenciales en cualquier cabalgata, cuya ausencia puede ser llamativa.

Obviamente, no pueden faltar las carrozas de los Reyes Magos y sus pajes, que suelen cerrar el desfile. También debe hacer su aparición la estrella de Belén, que guía a SS. MM. hasta el portal. A lo largo del desfile nos encontramos con pastorcillos, muchas veces acompañados de sus ovejas; castañeras, que reparten bolsitas de castañas entre el público; lavanderas, ataviadas con la ropa de la época; boatos reales, repletos de animales exóticos y riquezas... Por supuesto, también hay cabida para bailes y música de todo tipo, que normalmente exhiben los distintos grupos de escuelas de danza locales, tanto infantiles como de adultos: ballet, batucadas y ritmos africanos, entre otros.

¡Y caramelos, muchos caramelos! Los más espabilados se van hasta con un paraguas, que ponen del revés para recoger los dulces que se lanzan desde las carrozas. Mientras, otros muchos niños gritan pidiendo sus regalos para que los Reyes los oigan (por si no ha llegado la carta, que nunca se sabe): «¡Quiero una maquinita de coser!» «¡Yo quiero un cochecito de juguete!» «¡Y yo una muñeca!».

Una cabalgata diferente

Aunque, en tiempos de pandemia, lo más probable es que nos toque ver la cabalgata por la tele, desde el calorcito del hogar, no os preocupéis, porque los Reyes Magos seguro, seguro que han escuchado vuestros deseos y pasarán esta noche por vuestra casa para dejaros regalitos, si habéis sido buenos chicos. Los padres podéis arrojar caramelos desde detrás de la tele para mantener viva esa ilusión y pasar un rato agradable con vuestros peques.

¿Y tú? ¿Sueles ir a ver la cabalgata cada año? ¿Ya has pedido tu suscripción a Gloss It para que los Reyes te la dejen bajo el árbol esta noche? Cuéntanoslo todo en nuestras redes sociales, ¡te esperamos! Y no olvides que por suscribirte a nuestro boletín de noticias obtendrás gratis la Guía Gloss It de recursos para la traducción.